Rita Maestre es culpable

Creo que estamos perdiendo, no solo los valores, sino también el norte. Poco a poco, vamos entrando en una jungla en donde todo vale, aunque lo mío más. Cuando los cuidadnos de una determinada comunidad interpretan las reglas de juego a su manera , la convivencia deja de existir y se convierte en una anarquía en donde cada uno, en función de su poder, establece sus propias normas. La convivencia se hace imposible y surge el resentimiento social crisol de la rebelión y el caos.

La señora Carmena debería entender que un gran número de ciudadanos nos sentimos ofendidos y agredidos por su portavoz en el ayuntamiento y que un juez ha aplicado la ley decidiendo que Rita Maestre es culpable.

En una sociedad plural la verdad no puede imponerse, porque en realidad la verdad solo es patrimonio de cada uno. El relativismo, a pesar de todo,  tiene sus ventajas cuando es la base del respeto mutuo. Como cristianos podemos estar convencidos de nuestra verdad, en tanto que creyentes, pero cuando queremos imponerla por la fuerza a los demás, se transforma en tiranía.

Justamente es esto lo que está sucediendo . La cristianofobia  de los nuevos políticos, mesías doctrinarios que intentan justificar las agresiones a lugares sagrados de los creyentes, no pueden justificarse porque en definitiva cometen los mismos errores que lo que ellos critican a los demás. El cristianismo hoy es perseguido, tanto por los integrismos religiosos como por los fanáticos ideológicos. Ha llegado el momento de reaccionar, como cristianos, pero reaccionar.

La actitud de la alcaldesa de Madrid, la señora Manuela Carmena, al justificar las agresiones a los sentimientos religiosos de los católicos, su no reconocimiento de una condena a Rita Maestre por un juez legalmente capacitado, no es ni más ni menos que el reflejo de una dictadura y de un fanatismo que se sitúa por encima de las normas de convivencia.

Que no olvide la alcaldesa de Madrid que,  a pesar de ser una minoría, ella es la alcaldesa de todos y todas los madrileños, de los que piensan como ella (la minoría) y de los que no piensan como ella (la mayoría).

La señora Carmena debería entender que un gran número de ciudadanos nos sentimos ofendidos y agredidos por su portavoz en el ayuntamiento y que un juez ha aplicado la ley decidiendo que Rita Maestre es culpable. Ella debería saberlo y acatarlo, no solo en nombre de la aplicación de las leyes por las que no regimos en nuestra sociedad, sino también por respeto a los Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Nosotros respetamos profundamente las convicciones de la señora alcaldesa, con la misma fuerza que reivindicamos que se nos respete. Queremos seguir siendo cristianos, queremos tener nuestros templos, en pié de igualdad con otras religiones y con el mismo respeto.

Si alguien no creyente considera que un templo no debería estar en un determinado lugar, será cuestión de que hay otros con los mismos derechos que consideran lo contrario. En una sociedad avanzada los conflictos de intereses no se solucionan agrediendo, sino negociando y democráticamente, algo que no hizo Rita Maestre.  Que no olvide la alcaldesa de Madrid que,  a pesar de ser una minoría, ella es la alcaldesa de todos y todas los madrileños, de los que piensan como ella (la minoría) y de los que no piensan como ella (la mayoría).

Check Also

255094-620-282

Refugiados cristianos y yizadíes son agredidos por musulmanes en Alemania

Mucho nos tememos, y lo digo con dolor, que entre los refugiados que llegan a ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR