Una embarazada sudanesa, condenada a la horca por casarse con un cristiano

Las mujeres musulmanas no están autorizadas a casarse con hombres no musulmanes.

La sentencia no se ejecutará hasta dos años después de que haya dado a luz.

La mujer puede recurrir la condena.

Organizaciones de derechos humanos piden su liberación.

Maryam Yahya Ibrahim está cerca de dar a luz, tiene ocho meses de embarazo y acaba de ser condenada a muerte. ¿El delito? Casarse con un hombre cristiano. Una corte en Sudán, país de mayoría musulmana y regido por la ley islámica (sharía), acusa a la mujer de 27 años de apostasía (renunciar a una religión, en este caso el Islam) por casarse con un hombre cristiano de Sudán del Sur.

Un tribunal de Jartum, capital de Sudán, país de mayoría musulmana y regido por la medieval ley islámica (Sharia), sentenció a una mujer embarazada de ocho meses a la pena de muerte, precedida de cien latigazos, por casarse con un cristiano del vecino Sudán del Sur.

"Te dimos tres días para retractarte pero tú insistes en no volver al islam. Te sentencio a morir ahorcada", dijo el juez a la joven Maryam Yahya Ibrahim, de 27 años, acusada de apostasía (acto de renunciar a una religión, una opción que se considera no sólo legal sino que es común en países democráticos).

Antes, durante la audiencia y tras una larga intervención de un jefe religioso musulmán que intentó convencerla, la mujer dijo sosegadamente al juez: "Soy cristiana y nunca he cometido apostasía". El juez sudanés también determinó que antes de morir, la mujer deberá soportar un castigo de 100 latigazos por haber tenido relaciones sexuales sin estar casada. Este castigo, como el de la pena de muerte, está estipulado en la normativa islámica Sharía, una compilación que se remonta a la Edad Media. Las mujeres musulmanas no están autorizadas a casarse con hombres no musulmanes y tales matrimonios son considerados inválidos en Sudán, un país africano sahariano ubicado al sur de Egipto.

En las afueras del tribunal de Jartum, unas cincuenta personas se manifestaron contra la sentencia. "No a la ejecución de Maryam", "Los derechos religiosos son un derecho constitucional" se leía en las pancartas. Más tarde, arribó un centenar de personas que se desplazaron hasta el tribunal para escuchar el veredicto, sobre todo diplomáticos. Embajadores de varios país y activistas defensores de los derechos humanos en Sudán pidieron al gobierno que respete el derecho de la mujer a elegir su propia fe.

Las embajadas de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Holanda se manifestaron "muy preocupadas" por el caso. "Hacemos un llamamiento al gobierno de Sudán para que respete el derecho a la libertad de religión, y en particular el derecho de cambiar de fe o de creencia", escribieron en un comunicado conjunto. Este derecho, dado por descontado en países democráticos y de tipo occidental, no existe o está muy restringido en Sudán y en muchas otras naciones musulmanas. Dicho derecho aparece en la Constitución sudanesa de 2005, y en los textos internacionales de defensa de los derechos humanos, agregaron las embajadas occidentales en el país africano, que piden a las autoridades judiciales que traten este caso "con compasión".Sudán introdujo la ley coránica en 1983, aunque las condenas a muerte son escasas. Según medios locales la sentencia no se ejecutará hasta dos años después de que Yahya Ibrahim haya dado a luz.

Amnistía Internacional (AI) dijo que Maryam fue criada como cristiana ortodoxa, como su madre. Pero las autoridades sudanesas la consideran musulmana, porque esa es la fe de su padre, pese a que estuvo ausente durante su infancia. Para el islam, el padre siempre tiene prerrogativas sobre la madre.

En el islam existe un debate de larga data sobre si la apostasía es o no un crimen. Estudiosos "liberales" se respaldan en una cita del Corán: "No habrá obligación en la religión". Pero otros, que predominan, citan a Mahoma, que dijo: "No está permitido derramar la sangre de un musulmán excepto en tres (instancias): una vida por otra vida; una persona casada que comete adulterio y alguien que abandona su religión y se separa de su comunidad". Esta última es la visión dominante en los estados musulmanes conservadores, como Sudán, Arabia Saudita y Pakistán, pero además se impone de hecho en muchos otros países islámicos, desde Marruecos a Indonesia y todo Medio Oriente

About Solidaridad Internacional Trinitaria

Organización perteneciente a la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, encargada de materializar el carisma trinitario: la liberación de los cautivos y de aquellos que son perseguidos por su fe.

Check Also

ERITREOS: CRÓNICA DE UNA DIÁSPORA SALVAJE.

 ARTÍCULO – REPORTAJE APARECIDO EN EL PAIS. “Abrieron la puerta. Pude ver a 10 personas ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies